Un lunes cualquiera

Actualizado: 21 de sep de 2019

Hay días en que todo funciona como lo planeamos. Nos despertamos a la hora que toca, sales a tiempo, la ropa te queda como querías, el café sale delicioso y estás en full concentración con tu trabajo. Y hay días como el que nos tocó hace unas semanas, en que te visita el amigo Murphy y todo se pone patas arriba.


Empezó como un día normal, hasta que recibí la llamada de mi mamá pidiendo instrucciones porque mi hijo se había metido una menta en la nariz y no lograba sacarla (al fondo escuchaba a mi hijo llorar porque le ardía). Acordamos juntarnos en la clínica del doctor para que lo revisara, por lo que salí con prisa de mi trabajo para ir a zona 10 donde está la clínica, según yo…


A medio camino me paró un retén de Emetra y pensé que sería rápido pues tenía mi impuesto de circulación al día y sin multas pendientes de pagar, según yo… "señorita, fíjese que (oh oh, eso nunca es buena señal) tiene una multa y no le puedo devolver sus documentos hasta que vaya a pagarla". Para no hacer larga la historia, sí, pueden confiscar tus documentos si la multa tiene más de 30 días. No, si revisas tu placa en la página de la Muni no necesariamente te salen las multas vigentes. Y por último sí, traté de jugar la carta "voy a la emergencia a ver a mi hijo", sin éxito por supuesto. En lo que pagaba la multa y recuperaba mis documentos mi mamá llegó al doctor y salió con instrucciones de observarlo "porque aparentemente ya no hay nada".


Ah, pero la historia no termina ahí. Tenemos la dicha de almorzar en familia todos los días y mi esposo llamó avisando que ya estaba cerca a pesar del tráfico y llegaba en unos momentos, según él… A menos de un kilómetro de la casa, su carro empieza a presentar fallas y se queda tirado en la carretera sin poder moverse. Tuvo que llamar una grúa para llevar el carro al taller.


¿Por qué les cuento esto?

No es por hacerme la sufrida. Pero creo que es un excelente ejemplo de por qué es tan importante tener un fondo de emergencias. Por más previsores que seamos, siempre vamos a tener días salados. Obviamente no podemos presupuestar cosas que no podemos predecir, como las travesuras de los hijos o que el carro se nos arruine, aunque el mantenimiento esté al día y por más que manejes con cautela más de alguna multa nos caerá por un descuido.


Entonces, ¿Qué es y qué NO es un fondo de emergencia?

El fondo de emergencia no es para cubrir una compra algo grande que se nos atraviese, entiéndase el vestido para la fiesta de la prima o el gadget de moda. Tampoco es para el pago de alguna deuda, eso debe estar dentro de tu presupuesto.


Un fondo de emergencias es lo primero que tenemos que construir cuando estamos ordenando nuestras finanzas. Es la primera meta de ahorro que nos tenemos que poner. La idea es que tengamos una cantidad de dinero apartada para cuando tengamos emergencias de este tipo (¡espero que no les toquen las 3 el mismo día!). Mi recomendación es un rango de Q5,000 a Q10,000. O lo que sea suficiente para cubrir, por ejemplo, un nuevo cargador para la computadora con la que trabajas, un deducible del seguro del carro, o una visita a la emergencia del hospital. Este dinero tiene que estar disponible y accesible inmediatamente y cada vez que hagamos uso de él tenemos que enfocar nuestros esfuerzos en recuperarlo.


En nuestro caso tenemos este fondo de emergencias en una cuenta de ahorro que, aunque no genera mucho interés, no nos cobran por tarjetas de débito o membresías. La misión de este dinero apartado para nosotros NO es generar interés, es cubrir emergencias inmediatamente por lo que lo que nos interesa es su disponibilidad. Cada uno encontrará su forma de guardar este dinero. Este es un ejemplo de una las formas en que lo pueden manejar ya que, si quieren disponer del dinero inmediatamente, están a una app de distancia para hacer la transferencia a su cuenta monetaria.


Al final, si tienes tu fondo de emergencias uno de los beneficios más grandes es que evitarás caer en deudas al tener que cubrirlas con un tarjetazo o pasar la pena de tener que pedirle dinero prestado a alguien más.

75 vistas
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

© 2019 by El Parné. 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Pinterest - White Circle
  • Instagram - White Circle